Sistema de Calor Puntual en naves industriales

El frío en naves industriales y espacios de grandes volúmenes supone un consumo energético muy elevado con sistemas convencionales, y un excesivo gasto económico si no se elige el sistema apropiado.

Conseguir una temperatura adecuada de calor durante los meses de frío, sin que suponga un elevado coste, es posible por el sistema de Calor Puntual. Consiste en dar calor instantáneo por radiación que actúa directamente sobre las personas sin necesidad de calentar el ambiente.

El calor radiante calienta los objetos directamente por sectores de forma individual por un proceso llamado conversión, pero que no calienta el aire en el medio. De esta forma, no se pierde la energía y calienta solamente dónde es necesario. El calor es inmediato, evitando tiempos muertos de funcionamiento y pérdidas energéticas.

La instalación del sistema de calefacción por infrarrojos es fácil y rápida, tan solo hay que conectar la lámpara. La instalación puede localizarse en cualquier pared, sobre suelo, cualquier estructura o suspendido directamente sobre los puestos de trabajo. Esto es debido a su mínimo peso, que hace más fácil su instalación y movilización. Es posible construir una estructura para colocar los equipos de infrarrojos, haciendo que resulte una solución perfecta para poder adaptarse a la necesidad de cada cliente.

Los equipos de calefacción por infrarrojos pueden generar calor de proceso para la producción para poder utilizarse en el calentamiento y secado de materiales que lo precisen, así como, en aplicaciones de pintura y construcción.

A continuación, os detallamos las ventajas de adquirir un Sistema de Calor Puntual:

  • Un ahorro de 60%
  • Instalación fácil y rápida
  • Puede ser Fija o portátil
  • Sin precalentamiento
  • Limpio y sin olores
  • Localizado
  • Calefacción efectiva por sectores
  • Utilización en interior y exterior
  • El 85% de la energía se convierte en calor

 

Por otro lado, los sistemas de calor puntual ofrecen la posibilidad de poder conectar a sensores de presencia que controlan su funcionamiento.

Eficiencia Energética y su aplicación en edificios

La eficiencia energética es una práctica que tiene como objetivo reducir el consumo de energía. Podríamos decir, que es el uso eficiente de la energía, para producir más bienes y servicios se debe optimizar los procesos productivos y la utilización de la energía, en la misma o menor medida.

El consumo de la energía está relacionado con la situación económica y los ciclos económicos, es necesaria una aproximación global que permita el diseño de políticas de eficiencia energética. Una de las preocupaciones actuales a nivel mundial es el ahorro de energía y también, el efecto medio ambiental de la generación de energía eléctrica. Es por ello, que la búsqueda para generar energía eléctrica a partir de energías renovables es la solución a muchos problemas.

Conseguir en las empresas o hogares una reducción de la energía, permite una mayor eficiencia en la producción y el consumo.

Eficiencia energética en Edificios

En la Unión Europea existe la normativa Directiva de eficiencia energética en edificios. Con la idea de construir edificios bioclimáticos encargados de aprovechar la energía del entorno y obliga a expedir un certificado de eficiencia energética para los edificios o unidades de estos, que se construyan, vendan o alquilen.

La Directiva de eficiencia energética en edificios se ha transpuesto en España mediante el Plan integral de vivienda y suelo.

Según la normativa, desde el 1 de junio de 2013, es obligatorio que todos los inmuebles que se vendan o alquilen durante un periodo superior a cuatro meses, cuenten con un certificado de eficiencia energética que se deberá expedir a través de un estudio técnico o certificación energética.

La etiqueta energética de los edificios muestra una calificación en una letra que variará de la A a la G. Dicha calificación se realizará en función del CO2 emitido por el consumo de energía de las instalaciones. Se valora las emisiones de calefacción, refrigeración, agua caliente sanitaria e iluminación del edificio en unas condiciones de uso determinadas.

Una vez expedido, el documento tendrá validez durante 10 años. Además de la información objetiva sobre sus características energéticas, el certificado deberá incluir recomendaciones para la mejora de la eficiencia energética del inmueble.